Prótesis de cadera l Doctor Mario Vélez 2017-08-24T19:05:18+00:00

Prótesis de cadera

La operación de sustitución total de la cadera consiste en reemplazar la cabeza del fémur gastada por una esfera que va unida a un vástago o tallo (esto es lo que llamamos prótesis), y colocar en la cavidad de la pelvis (acetábulo) una cazoleta hecha de un plástico especial: Polietileno. Estos dos componentes pueden ser fijados al hueso por un cemento especial llamado Metilmetacrilato. En casos especiales se pueden usar otros tipos de vástagos o de prótesis. Esto dependerá del cirujano. La nueva articulación va destinada a quitar el dolor, disminuir la rigidez y, en muchos casos, restablecer la longitud de las piernas, ayudando a mejorar la movilidad.

La operación está dirigida a reemplazar la articulación de la cadera que está deteriorada, generalmente por artrosis. La articulación de la cadera es una articulación de tipo esférico; la esfera está formada por la cabeza del hueso del muslo (fémur) y se articula perfectamente con una cavidad que hay en la pelvis (acetábulo).

La superficie de estos dos huesos está recubierta por una zona más suave y algo depresible llamada Cartílago Articular. La artrosis tiene lugar cuando el Cartílago Articular se desgasta, quedando sin protección el hueso subyacente. Esto produce aspereza y deformidad de la articulación, que dan lugar a dolor y limitación de movimiento. Con frecuencia habrá cojera y la pierna puede quedar poco útil y algo más corta.

Generalmente la artrosis de cadera es una enfermedad de personas mayores, pero también puede ocurrir en gente joven como consecuencia de la artritis reumatoide, fracturas de cadera u otro tipo de problemas, como por ejemplo, la necrosis de la cabeza del fémur.

Antes de la operación

Semanas antes de la operación se cita al paciente para la realización de un estudio preoperatorio (análisis, radiografías y electrocardiograma). También se indica el día en que debe acudir a la consulta de anestesia para un reconocimiento general; en ese momento el paciente puede solicitar aclaraciones sobre el tipo de anestesia. Antes de la intervención el paciente estará en ayunas. En una vena del brazo se le colocará un suero para reponer las pérdidas de líquidos, así como para administrar antibióticos. La operación tiene lugar en un quirófano estéril. La anestesia puede ser general o por bloqueo loco-regional (pinchazo en la zona lumbar), dependiendo de cada caso en particular.
La colocación de la prótesis de cadera es una cirugía mayor que puede precisar transfusiones para reponer las pérdidas de sangre.

Inmediatamente después de la operación

Después de la operación se debe guardar reposo en cama “boca arriba”, con un cojín triangular entre las piernas para que estas permanezcan separadas.
Estas y otras precauciones son necesarias para evitar movimientos peligrosos no deseables que pueden causar tensiones en la “nueva cadera”, y también para asegurar que la cadera queda en posición correcta.

Precauciones

Las precauciones que deberán tomarse hasta que la curación completa van orientadas a evitar el peligro de la luxación, es decir que la nueva cabeza del fémur se salga de aquel recipiente de plástico que colocaron en la pelvis para que haga el juego normal de la articulación.
Hay cuatro movimientos básicos que se deben evitar por un periodo de 6 a 10 semanas después de la operación. Estas precauciones ha de aplicarlas en todas las situaciones, incluso cuando el paciente está sentado y cuando se acuesta o se levanta de la cama.

  • No cruzar las piernas: mantener siempre la pierna operada hacia fuera de la línea media del cuerpo

  • No doblar excesivamente la cadera operada: es decir, no inclinarse demasiado hacia delante cuando se está sentado, ni levantar mucho la rodilla hacia el pecho, en la pierna operada.

  • No girar la pierna operada ni hacia dentro ni hacia fuera: ni tampoco girar el cuerpo sobre la pierna, por ejemplo tratando de alcanzar algún objeto estirando el cuerpo. Cuando se camina o gira, se debe tener siempre las puntas de los pies y las rodillas mirando hacia delante.

  • No acostarse ni dar la vuelta sobre el lado no operado: no es aconsejable acostarse en la cama sobre ningún lado los primeros días después de la operación. Sin embargo, se puede permitir girar sobre el lado operado con la ayuda de las enfermeras para realizar el aseo personal y más adelante dormir, si se desea, pero con una almohada entre las piernas.

Cómo caminar

Una vez que ya se tiene el equilibrio suficiente y se ha acostumbrado a una posición erguida, se tiene que empezar a andar, generalmente a los 6 días después de la operación, con un caminador o muletas para que no cargue todo el peso sobre la “nueva” cadera.
La secuencia es siempre primero llevando hacia delante el caminador; después la pierna operada y finalmente la pierna no operada. Puede torcer hacia uno u otro lado, pero lo que se debe evitar es girarse o pivotar sobre la nueva articulación, por lo tanto los pies serán juntados nuevamente después de cada paso para que la pierna operada no se ponga demasiado lejos ni hacia dentro ni hacia fuera. Cuando se mejore la seguridad y control de la extremidad, el paciente pasará a caminar con muletas, y practicará con ellas hasta conseguir una forma correcta de caminar.

El alta

Si el cirujano lo permite, el paciente puede regresar a casa en auto. La manera correcta de subirse en él debe hacerse siguiendo estas normas cuidadosamente:

  • Poner el asiento lo más atrás posible y algo reclinado. Al empezar esta maniobra, asegurarse que se encuentra en una zona llana y no demasiado cerca de la acera.
  • Ir sentándose poco a poco en el extremo del asiento con la espalda hacia la otra puerta, echándose hacia atrás, hacia el asiento del conductor. De esta manera consigue que la pierna operada repose en el asiento con la rodilla estirada.
  • Todavía con la pierna recta, girar con cuidado y poner la pierna dentro del carro, de esta manera ya se encontrará mirando hacia delante.
  • Para salir, se hace la operación inversa a lo que antes se ha dicho, asegurándose de que la pierna operada ya esté fuera y por delante del paciente antes de levantarse.

Consejos para cuando se da el alta

Una vez en casa, el paciente debe continuar haciendo los ejercicios que le han enseñado y seguir mejorando su marcha. Los tejidos y los músculos que rodean la cadera tardan tiempo en cicatrizar, por lo tanto seguir todos los consejos que se dan evitarán una luxación (que se separen entre sí la esfera de la prótesis del fémur y la pieza de la pelvis). Una corta lista de lo que se debe y lo que no se debe hacer:

No se debe hacer

  • Torcer la pierna operada. Por ejemplo, es peligroso para la cadera que al ir andando gire la pierna para dar la vuelta.
  • Doblar demasiado la pierna operada; no pase de 90o.
  • No poner la pierna operada encima del cuerpo. No cruce la línea media del cuerpo.
  • No hacer viajes largos (como pasajero).

Debe hacerse

  • Hacer cortos paseos de manera regular. No largos paseos que puedan cansar o supongan estar de pie un tiempo prolongado.
  • Llevar para caminar las dos muletas durante 6 semanas desde la operación. Después el paciente podrá ir solo con una, pero ha de ser la del lado contrario al de su nueva cadera.
  • Acostarse una hora al día boca arriba o boca abajo o según le indique su cirujano en las primeras 8 a 10 semanas.

Puede hacerse (a las 10 semanas o cuando lo indique el cirujano):

  • Conducir automóvil, dependiendo de qué pierna sea la afectada. Por ejemplo, acelerador o embrague y la posición de la pierna.
  • Mantener relaciones sexuales (con precaución).
  • Empezar a hacer las labores domésticas, intentando distribuir homogéneamente las faenas durante el día (no las hacerlas todas seguidas) y evitar estar mucho de pie.
  • Reanudar las rutinas y aficiones, por ejemplo, cuidar el jardín, bailar, nadar (pero no al estilo de braza ni bucear), etc. Todo muy suavemente y sin esfuerzo excesivo.

Recomendaciones médicas que se hace a los pacientes en el proceso quirúrgico (rodilla y Cadera)

  • Ayuno de 8 horas el día de la cirugía
  • Realización de exámenes médicos
  • Evaluación por anestesia
  • Suspensión de medicamentos como Aspirina como mínimo 10 días antes
  • El día de la cirugía se deberá presentar los rayos x y demás exámenes
  • Se debe asistir con un acompañante; en el momento de la hospitalización una sola persona podrá estar en la habitación para evitar posibles infecciones.
  • Tener el caminador o las muletas para el momento de salir de la hospitalización.
  • Si se tiene algún inconveniente después de la cirugía como fiebre, si la herida supura, o está caliente y roja, se debe consultar de inmediato por urgencias.
  • Los pacientes de prótesis de cadera deben de usar un cojín entre las piernas, evitando cruzarlas para prevenir una luxación.
  • Usar el caminador para movilizarse
  • En las cirugías de rodilla es indispensable hacer la rehabilitación con fisioterapia.
DESCARGA